¿Cómo reciclar en casa y no morir en el intento?

Summary:

Hablamos con una apasionada por el medio ambiente que nos dio cinco consejos para empezar a reciclar en casa.

Sabemos que empezar a reciclar en casa no es tarea fácil, pues al final es un hábito que requiere tiempo y paciencia hasta volverse parte de nuestras vidas; no importa si lo haces en tu hogar de siempre o planeas hacerlo después de comprar un apartamento en Bogotá. Por esta razón, te compartimos algunos consejos para empezar a hacerlo paso a paso, hasta convertirlo en una tarea como cualquier otra.

¿Por qué es importante reciclar?

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “los latinoamericanos generamos 0.63 kg/hab/día de residuos sólidos domiciliarios (RSD)”: esto equivale a  4.41 kg de basura a la semana, 18.9 kg al mes y 229.5 kg al año. Sin embargo,una pequeña o gran parte de estos residuos pueden reutilizarse si comenzamos a reciclar en casa, solamente es cuestión de cambiar el chip en nuestra mente.   

Aquí te presentamos cinco consejos que nos dio Eliana Garzón, la diseñadora gráfica de Properati, una persona apasionada por cuidar nuestro planeta que comenzó a separar las basuras hace diez años en su casa.

También puedes leer: Bogotá: estos son los mejores barrios para vivir y viajar en bici.

1. Conocer cómo se separan los residuos

Las basuras de los hogares se separan principalmente en tres grupos: orgánico, reciclable y no reciclable; cada uno debe tirarse en una bolsa de cierto color. Dependiendo del país, el color puede cambiar; aquí presentamos los colores utilizados en Colombia. 

Este es el código de colores bajo el cuál se deben separar los residuos sólidos en casa. Tomado de la página web del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia.

Orgánicos (bolsa verde)

Los residuos orgánicos son aquellos que pueden utilizarse como abonos o compostajes, debido a que son de origen vegetal o animal; al ser de origen natural, pueden degradarse o desintegrarse rápidamente si se desechan correctamente. Los desechos orgánicos que se generan en el hogar son: cáscaras de frutas y verduras, alimentos crudos, residuos de café, huesos, residuos de césped, plantas, etc. 

Recomendamos mantener el área muy aseada y sacar la bolsa cada vez que corresponda, para evitar malos olores y la aparición de insectos. 

Reciclables (bolsa blanca)

Los residuos aprovechables son todos los que se pueden reutilizar, transformar o reciclar debido al material del que están hechos. Estos desechos son recopilados y tratados en plantas de reciclaje y rellenos sanitarios para darles una nueva vida. Los desechos reciclables que se generan en el hogar son todos los plásticos, vidrios, metales, papeles y cartones. Casi todos los empaques, bolsas, botellas, etc., que utilizas en tu día a día puedes tirarlos en la bolsa blanca. 

Te recomendamos visitar esta página si quieres consultar en qué categoría va cierto residuo.

Recomendamos limpiar cada uno de estos residuos si están manchados de comida. Basta con juagarlos rápidamente en el lavaplatos y dejarlos secar antes de botarlos, pues si están sucios pudren los demás materiales reciclables de la bolsa. Si hay alguna parte de un cartón o papel que permanece sucia o con grasa no es reciclable, y recomendamos recortarla y botarla en la bolsa negra. 

No reciclable (bolsa negra)

Los residuos no reciclables son la verdadera basura; aquellos desechos que no son aprovechables ni tienen un segundo uso. Aquí se debe botar el papel higiénico, pañales, servilletas, papeles y cartones contaminados con comida, guantes desechables y condones. 

Los hogares también pueden botar las gasas y jeringas en esta bolsa, solamente recomendamos tirar las jeringas con agujas y elementos cortopunzantes (alfileres o chinches) dentro de una botella plástica cerrada que tenga escrito “desecho peligroso”. Debes hacer lo mismo, pero en una bolsa, con tapabocas, gasas y guantes quirúrgicos.

Muchas personas trabajan recogiendo ‘reciclaje’ en las calles de Colombia. Según la Alcaldía de Bogotá, “cerca de 21 mil personas en Bogotá tienen como principal fuente de ingreso la labor del reciclaje”, oficio en el que se enfrentan a múltiples riesgos y peligros cada día. Por ellos, piensa dos veces antes de tirar un objeto peligroso o una jeringa, cuchillo, alfiler, aguja, etc., sin cubrirlo adecuadamente como antes mencionamos.

Aquí puedes ver cómo ellos/as mismos recomiendan clasificar y botar las basuras.

Otros desechos

Los residuos electrónicos (celulares, cargadores, cables, computadores, televisores, etc.), pilas y bombillos deben tirarse en puntos específicos de recolección y bajo ninguna razón deben ir en cualquiera de las bolsas mencionadas antes. En centros comerciales suele haber puntos donde puedes botar estos elementos.

Los medicamentos y residuos o empaques de medicamentos también deben botarse en puntos específicos de recolección, pues pueden resultar altamente contaminantes o peligrosos si se exponen al fuego (como los inhaladores).

Algunos empaques de papas fritas y de otros alimentos no son reciclables, pero se pueden aprovechar de la siguiente manera. Los empaques metalizados los puedes limpiar y meter en una botella de plástico. Cuando hayas llenado la botella de papeles de este tipo, puedes llevarlos a un punto de recolección, y allí le pueden dar un segundo uso. Estas botellas en Colombia se llaman  ‘ecobot’, ‘eco botella’ o ‘botella de amor’. 

También puedes leer: Cali: estos son los mejores barrios para vivir y viajar en bici.

2. Llegar a acuerdos con la familia

Posiblemente para muchas personas dentro de nuestro hogar sea difícil de entender la importancia de reciclar. Al final, muchos crecieron en épocas donde no había mayor conciencia ambiental. Sin embargo, hoy todos debemos remar para el mismo lado y ayudar al planeta desde nuestras posibilidades. 

Dialogando se pueden llegar a ciertos acuerdos para que empezar este proceso sea lo más fácil y ameno posible. Por ejemplo, el espacio donde están las bolsas no debe ocupar mucho espacio, debido a que puede verse desordenado y generar problemas de convivencia. También es importante empezar con calma y comenzar a  separar residuos poco a poco.

3. Empezar con lo básico

Reciclar es un hábito, y como cualquier hábito, necesita tiempo y paciencia. Te recomendamos empezar reciclando lo básico: cartón, papel y plástico.  Luego, cuando ya hayan pasado algunas semanas o meses y te hayas acostumbrado, puedes empezar a llenar las ‘eco botellas’ o ‘botellas de amor’

Cuando ya haya pasado más de un mes, te recomendamos iniciar a separar los residuos orgánicos, pues son los más difíciles por el olor o los insectos que pueden aparecer si no se limpia bien. 

Aún puedes dar un paso más, y cuando hayas tomado el hábito, puedes hacer dos cosas con los residuos orgánicos: tirarlos en la bolsa verde para que los recoja el camión de la basura o llevarlos a una huerta o centro de compostaje.

En muchos barrios de las ciudades surgieron las figuras de huertas urbanas, espacios al aire libre donde los vecinos de un barrio o sector plantan frutas y verduras. Estos espacios suelen instalarse en los parques. 

También puedes leer: Medellín: estos son los mejores barrios para vivir y viajar en bici.

4. Pensar a dónde van las basuras

En Colombia se producen 12 millones de toneladas de basura cada año, de las cuales solo se recicla o aprovecha 1 millón, según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Así lo define Eliana Garzón: “al final la basura no desaparece, sino que se cambia de lugar, y es en ese momento donde uno puede generar más conciencia. Incluso es algo que va más allá del medio ambiente, muchas personas viven cerca de los rellenos sanitarios y son las verdaderas afectados por las basuras, no yo que debo limpiar un rincón de mi cocina para que no haya moscas”.  

En Bogotá, el Relleno Sanitario de Doña Juana (Ciudad Bolívar) está cerca de más de 16 barrios, como Mochuelo Alto y Bajo. Sus habitantes conviven día a día con los malos olores y problemas de salud derivados de su cercanía con el basurero.

En 1997 hubo un derrumbe de 1.2 millones de toneladas de basura en Doña Juana. El Espectador informó que “quedaron expuestos al aire libre toda clase de residuos tóxicos: orgánicos, como tejidos de piel, sangre y órganos; químicos (material radioactivo y medicamentos), e industriales provenientes de curtiembres, como plomo o mercurio”, situación que denunciaron los vecinos del sector en ese momento.

En 2020 hubo otro derrumbe -menor que el primero-, y de nuevo, los más afectados fueron los vecinos de Doña Juana. 

5. Conocer normas de reciclaje 

A  partir del 1 de enero de 2021, comenzó a regir en Colombia el nuevo código para la separación de residuos sólidos. Esto significa que las empresas recolectoras en todo el país están operando bajo la misma lógica, y en todo el país se están utilizando los mismos colores para separar los desechos sólidos. 

Con la entrada en vigencia de la nueva norma, se espera que disminuya la cantidad de residuos que van a lugares como Doña Juana, que mejoren las condiciones de los recicladores y que se aprovechen los beneficios económicos del reciclaje. 

Si vives en un conjunto o edificio residencial, debes preguntar si existe alguna norma adicional o espacio destinado a la separación de ciertos residuos en la zona donde dejas normalmente la basura. Si estás buscando una nueva casa, puedes preguntarle al asesor inmobiliario si el proyecto de vivienda contará con espacios de este tipo y si tiene otras características amigables con el medio ambiente.

Bogotá

Proyectos de Vivienda en Colombia

 ¿Quieres enterarte cuando publiquemos algo nuevo?

¡Déjanos tu correo electrónico y te avisaremos!