5 cosas que los millennials deben saber antes de comprar vivienda

Summary:

Hace 30 años no se buscaba vivienda igual que ahora. Por ello, armamos una guía para los millennials que están en el proceso de buscar y comprar vivienda.

Diferentes expertos coinciden en que los gastos de los millennials están alejados de grandes deudas o inversiones a largo plazo. Por ejemplo: la mayoría de jóvenes prefiere vivir en arriendo en lugar de comprar vivienda, pues no tienen suficiente dinero o no está entre sus principales prioridades, según lo señalan artículos de Forbes y Finanzas Personales

Sin embargo, desde Properati creemos que para gustos colores, y que así mismo muchos jóvenes están interesados en comprar vivienda. Por esta razón, en la siguiente nota enumeramos cinco elementos clave que deben tener los millennials antes de comprar vivienda.

Te puede interesar:  Arriendo: ¿Cuánto podrías ahorrar si vives en pareja o con amigos?

Necesitas tener un colchón

Según expertos de Properati Créditos, es necesario contar con un presupuesto previsto para asumir los gastos notariales y de escrituración, pues estos pueden llegar a rondar los ocho millones de pesos. 

Asimismo, debes tener presupuestados los posibles gastos de adecuación, remodelación e instalación de servicios, sobre todo, cuando compras vivienda en obra negra o gris, es decir, cuando la vivienda está sin acabados ni pintura. 

Muchos de los trámites y documentos necesarios se pueden solicitar de manera online.

Modalidades de crédito

Para financiar la compra de vivienda puedes elegir, principalmente, entre dos modalidades en Colombia: leasing habitacional y crédito hipotecario. Cada una de ellas tiene características muy diferentes que se pueden acomodar a tu bolsillo y condiciones económicas.

La principal diferencia está en que durante el crédito hipotecario la vivienda te pertenece a ti como comprador, y en caso de incumplimiento en los pagos, el banco podrá disponer de ella. Mientras tanto, el leasing habitacional funciona como una suerte de contrato de arriendo; pues el banco es el propietario de la vivienda y tú (el comprador) le pagas una cuota mensual durante cierto tiempo, y al finalizar el contrato decides si terminas de comprar o no el inmueble.

En segundo lugar, estas dos modalidades se diferencian en el método de pago. Cuando financias con un crédito hipotecario debes pagar una cuota inicial (ronda del  20% al 30% del valor del inmueble), mientras el banco asume el resto. En cambio, con el leasing habitacional no necesitas una cuota para empezar la financiación; allí funciona al revés,  pues puedes ir pagando tus cuotas y al final del contrato podrás ejercer la opción de compra y pagar el resto (máximo el 20% del valor de la vivienda).

En ambos casos, estos préstamos se realizan para un periodo que va de los 5 a los 30 años. Todo depende de tus ingresos.

Te puede interesar: ¿Qué diferencias hay entre un leasing habitacional y un crédito hipotecario?

El valor de las tasas de interés

Este es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta si solicitas un crédito a una entidad financiera. Las tasas de interés son el beneficio que recibe el banco por hacerte un préstamo, y pueden variar de muchas formas. Sin embargo, la recomendación general es que busques la tasa más baja posible si solicitas un crédito de cualquier tipo.

Cuando tú pagas la cuota de un crédito, la misma se divide internamente en dos rubros: un porcentaje va destinado a capital (el dinero que te prestaron) y otro procentaje va destinado a los intereses. Con una tasa alta, vas a pagar más en intereses que en capital  en cada cuota, y esto significa que vas a gastar más tiempo y dinero pagando tu deuda. 

Por lo general, las tasas de interés para créditos de vivienda en Colombia rondan por encima del 10% efectivo anual.

Cifras actualizadas a tercer trimestre de 2020.

Una de las principales recomendaciones que te podemos hacer para pagar más rápido tu crédito, aparte de buscar una tasa baja, es realizar abonos extraordinarios a capital; estos abonos disminuyen tanto la deuda principal, como los intereses que te cobra el banco. 

Por ejemplo, cuando debes $100 millones de pesos y abonas 10 a capital ocurre lo siguiente: disminuyen la deuda principal y los intereses futuros; pues la tasa de interés ya no se cobrará sobre $100 millones, sino sobre $90 millones.

Te puede interesar: ¿Sabes cómo funcionan las tasas de interés en un crédito hipotecario?

La vivienda es una inversión

A diferencia de muchos otros sectores de la economía, el comprar vivienda es una inversión con poco riesgo, pues desde que se construye se valoriza. Sin embargo, hay algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para asegurar tu inversión.

Recomendamos empezar la búsqueda de vivienda a través de portales inmobiliarios reconocidos, tales como Properati.
  • Es una inversión a largo plazo, por lo que te recomendamos comprar con la idea de tener la vivienda, al menos, durante cinco años o más; ya sea para vivir en ella o para arrendarla.
  • La vivienda puede convertirse en una fuente de ingresos importante. Ya sea porque vas a poner en arriendo tu apartamento, o porque puedes establecer un negocio en el local/garaje/antejardín de tu casa. 
  • En cada ciudad existen ciertas zonas donde los proyectos de vivienda se valorizan más con el tiempo. Asesórate con un experto para conocer qué lugares de la ciudad es buena idea comprar vivienda. Tal vez te cambie un poco los planes, pero sin dudas te ayudará a optimizar tu inversión.
  • Averigua si en la zona se realizará algún proyecto de infraestructura que te obligará a vender tu vivienda al Estado en un futuro; como el Metro de Bogotá, los Planes de Renovación Urbana, la construcción de vías vehiculares o troncales de transmilenio, etc…
  • La vivienda debe estar en perfectas condiciones estructurales. Aunque puede sonar un poco obvio, es muy importante; teniendo en cuenta que cualquier desastre natural puede causar un daño irreversible.
  • Aplica la norma básica del colombiano: “de eso tan bueno no dan tanto”. Ser cauteloso puede alejarte de los embaucadores y estafadores que te pueden engañar con falsas promesas. Para evitarlos, puedes iniciar tu búsqueda a través de portales inmobiliarios reconocidos como Properati, donde todas las propiedades ofertadas están verificadas y tienen todos los documentos en regla.

No pierdas el norte

Cuando compras vivienda lo haces por algún motivo en particular: independencia, estabilidad, inversión, seguridad financiera, etc. Sea cual sea tu motivo, no lo pierdas de mente por mas propiedades que veas y ofertas que aparezcan; es muy fácil dejarnos llevar por nuestra imaginación y dejar a un lado la realidad.

Ten claro cuánto es tu presupuesto máximo y durante cuánto tiempo te gustaría estar pagando esa vivienda. También, te recomendamos planificar un ahorro para tener una reserva en caso que te quedes sin ingresos y debas pagar la cuota. Esto te ayudará a escoger mejor cuáles serán tus limitaciones en términos económicos.

Con estos cinco elementos en mente, esperamos que puedas tomar la mejor decisión posible para comprar tu próximo hogar. 

Bogotá

Apartamentos en venta en Bogotá

 ¿Quieres enterarte cuando publiquemos algo nuevo?

¡Déjanos tu correo electrónico y te avisaremos!